Unidad de Cuidados Paliativos Domiciliarios

Al no tener un tratamiento curativo, los padres prefieren que su hijo permanezca en el hospital por temor a no saber responder cuando suceda una emergencia o cuando llegue el momento final.

 

El hecho de que un niño tenga cáncer, no debe de implicar dolor. Es muy difícil dar la noticia a un padre de que su hijo tiene cáncer, más difícil aún es decirle que no se puede curar. Cuando parece que no queda más que hacer, es cuando los padres y hermanos necesitan herramientas para poder entregar a su hijo a Dios y reconstruirse para vivir sin él, como brindar más vida a sus días, ayudarlos a vivir hasta el momento de su partida, etcétera.


Los cuidados paliativos son un derecho universal a no vivir con dolor cuando se padece una enfermedad crónica degenerativa. Ésta unidad domiciliaria de cuidados paliativos es un servicio nuevo implementado en este año, y cuenta con un equipo multidisciplinario formado por una médica, una enfermera, una psicóloga y una trabajadora social, todos con adiestramiento especializado, manejando el dolor físico, emocional y espiritual tanto del niño como de la familia.


Canica

Un cuidado paliativo adecuado disminuirá la incidencia de duelo patológico de los familiares. Con este programa, este año se beneficiará a 50 niños con cáncer derivados de los nosocomios de la Zona Metropolitana y regiones de Jalisco, con una esperanza de vida corta por delante, durante el periodo del 15 de Febrero 2013 al 15 de Febrero 2014.

“Curar algunas veces, aliviar a menudo, acompañar siempre”.